un tiempo

Como si nos persiguiera
y asfixiara,
circula,
invisible y a los gritos
amenazando los abrazos,
los suspiros cercanos.
La fragilidad del mundo no es ajena a ningún humano
y eso,
a pesar de la lluvia
a pesar del desgarro,
nos configura aún más hermanos.

Comments are closed.