tú alma es otra cosa

Quizás ya no haya más lucidez posible ni cotidiana, ni racional.

Al menos ya no hay más que emergencia.

Y un sentir urbano, provocador, agitado y poético.

Un abrazo desde la incertidumbre disfrazada de “yo te sé de alguna otra vida”.

Irreverencia. Naturalidad.

Si fueras mal lector de canciones, te condenaría.

Pero no lo sos.

Sos solemne en la impaciencia y lo sos aún más sentado al lado de las 7 de la tarde.

Quiero ver si te adivino tanto cómo lo hago.

No sos ningún eufemismo. ¿Serás una hipérbole?

Sos el antes de y después de.

Un deíctico con demasiada primavera a cuestas.

Sos la implosión de la que hablás cuando hablás del caos del universo

y de la entropía que no se encuentra para colapsar.

No fuerces.

No tengas miedo.

Miranos y dejá que el rock de este ligero bienestar siga haciéndonos reír de la mano.

Comments are closed.