Sobre las Jornadas Edupunkarg #viernes29

Que todo es cuestión de tiempo puede ser una frase cliché para superar una ruptura amorosa, pero que muchas veces, la madurez intelectual, tiene que ver con una madurez biológica, es algo que vivimos en estas Tercer Jornadas Edupunk en #rosario.

El año pasado, en el primer INTERCÁTEDRAS nos enteramos a través de una especie de maratón, de los proyectos consolidados.Si seguimos hablando idílicamente, nos estabamos conociendo…conversación va, prezi viene, cada una de las cátedras DATOS (UBA) y DIGICOM (UNR) mostramos qué hacemos, cómo, de qué manera, agrupados de qué forma, en qué horarios. Nos pasamos agendas y números de teléfonos, quedamos enredados socialemente con la promesa siempre potencial, de volvernos a ver. Face no face y no solo en Face.

En noviembre de 2010, redoblamos la apuesta en el marco del CCSM, sumandonos a un macro proyecto que ideológicamente, conciliaba con los postulados edupunks. Que, para ser sinceros, no dejaron de ser rebelde, pero se vinieron más tolerantes. Como el mismo contextos, o los mismos contextos en los que nos movemos, navegamos, los postulados edupunks fueron mutando.

Esa mutación, esa cuestión anfibia de la que se alimentó el edupunk en estos tiempos, tiene que ver con que no lo pensamos más, en cuatro paredes. Dejamos que nuestro enamoramiento cuasirevolucionario, se extendiera, tuviera, definitivamente más paredes, menos techos, nuevos suelos.

El #viernes, nos deleitamos. Escuchamos a teóricos o no teóricos con propuestas trasnversales a las investigaciones y desarrollos que cada alumno, en cada provincia, está incubando. Abrieron las jornadas Carlos Scolari y su hijo adolescente, Luca. Inicialmente Carlos iba a desarrollar “Transmedia Storytelling aplicado a la educación” y sin duda lo hizo: inauguró una nueva manera, transmediática de contar historias y hablar de educación. Dialogó, entrevistó ante todos los asistentes, a su hijo que dejó en claro cómo se inició la implementación del sistema 1 @ 1 en España y cómo decayó, ante los impedimentos económico. Dejó en claro cómo, con pocos años encima, pudieron los mismos adolescentes, hackear el sistema de formación e-spañol e ingresar a las redes sociales. dejó en claro cómo, la 2º Guerra Mundial, tiene su mejor manual, en los videojuegos. Carlos encarnó en primera palabra, lo transmediático.

Cuando @piscosour o Eduardo Marisca llegó al frente, sabíamos que algo más iba a seguir pasando. Nos habló de “El lenguaje de los nuevos medios”. Nos presentó tres cambios rotundos:
De la herramienta al lenguaje
De espectadores a usuarios
De consumidores a hackers.
Para Marisca, todo se vuelve hackeable, modificable, todo está al alcance de mentes/manos/corazones des-programadores capaces de transformar un soporte pero también, el mundo. Porque su labor, desde Ashoka, no es sino, programar networking, comunidad. De su propuesta emergió lo imprescindible de aprender todo el tiempo, de los otros, porque ya no nos quedan garantías didácticas. No hay garantías para los procesos educativos que emprendamos, por eso hay que emprender, hay que pensar la tecnología junto a las normas sociales que incluye, hay que sí o sí, aprender a vivir en un mundo caótico e híbrido, donde se complican, comlejizan, las gramáticas. Hay que atravesar el ensayo, el error, el re-ensayo. Eduardo siguió haciendo de las suyas, del videogamer que es, todas las jornadas.

Cuando llegó el turno de Anibal Rossi, y se dispuso a presentar “Aburridos mutantes y las didácticas autologicas”, quizás es personal, pero se notó mucho más edupunkizado, devenido, afianzado que un año atrás. Desarrolló el trabajo que realiza desde DIGICOM, un COLECTIVO como se autodefinen, que, de la mano de Baricco y sus mutaciones, hicieron mutarlo. Desarmaron, destriparon su libro, los convirtieron en twitteos, lo barbarizaron al más bárbaro, lo exploraron, lo descolocaron, lo masticaron. Lo leyeron de una manera no lineal, con “Many Eyes” como propuesta digital y con “todos los eyes” como propuesta didáctica: quisieron que todos los alumnos, habiendo tenido contacto previo o no (en sus clases diarias) con el material de trabajo, se llevaran algo a casa. Se jugaron por la participación colectiva y por reconstruir desde los escombros, haciendo de las clases, experiencias imposibles.

La diversidad de estas jornadas y la convergencia que como concepto siempre ronda, pero este año aplicamos, estuvo a cargo de una profesional, que, sigiuendo con la línea estética de “experiencia imposible”, es posible… Mariana Massigoge, Diseñadora Industrial pero docente del Sarmiento, presentó su charla “1@1diseño”. Creo que gracias a este enfoque, las Jornadas se enriquecieron muchísimo. Porque no nos alcanza con la comunicación, con ser estudiantes o ya, comunicadores. Para este tipo de proyectos, donde la tecnología es la médula, se requieren, inexorablemente, otros profesionales. Con otra visión, con más pragmatismo. Que hagan la propuesta de pensamiento proyectual que Massigoge hizo: ir más allá, pensar mientras se testea, testear en qué momento pensamos y nos decidimos, hacer y errar, pero hacer mirando un horizonte, un qué, un para qué, un diseño, y por sobre todo, un diseño participativo, donde se researchea sobre la marcha. Mariana habló de los momentos de creación, de la instancia inicial de divergencia y la ineludible instancia de la producción, de convergencia. llamó abiertamente a la prosumisión y a pensar por proyectos. y como bueno no alumnos, retomamos sus conceptos, en la segunda jornada.

Cuando llegó la hora de Piscitelli estabamos lo suficientemente traineados como para seguirle el ritmo de una lista de casos, fenómenos, cosos y proyectos donde quedaba en claro que youtube alfabetiza, que en Facebook se puede educar, aprender y por sobre todo, desaprender, que hay que SAYNOMOREalosPAPERBOOKS, que las experiencias de lecturas de hoy son mmmmmuy ricas y con otras reglas, y que hay que pasar del reading al surfing brain. Que la instancia superadora esté en crear metálogos y llevar la universidad a dar una vuelta por no universidades, por la calle, por la tierra, por otros ojos. Amante de la ruptura de las reglas, aseguró que sin la cultura, nada se entiende, que leer es un quilombo, como nuestro cerebro lo manifiesta y que tenemos que empezar a pensar…en el error de Smith.

El cierre de la primer jornada de #edupunkarg estuvo a cargo de una de las Coordinadoras del neuvo proyecto de extensión de la cátedra de la UBA. Carolina Gruffat, presentó públicamente al “Proyecto 1@1 Sarmiento: el edupunk sale de la Universidad”. El edupunk se metió en una escuela secundaria y empezó a respirar el conflico de la pedagogía del día a día, de internet en el aula, o de notenerinternetcuandodeberíamos en el aula. La experiencia que hoy se vive en la escuela secundaria implica haber montado un laboratorio viviente en un aula real, en una escuela real, con alumnos de carne, hueso y adolescencia….real! Caro habló del proyecto como jugar un juego completo, pasar del análisis al diseño, de trabajar co-creando con otros docentes, con otras disciplinas un currículo atractivo no sólo para docentes, sino y por sobre todas las cosas, para sus alumnos. Intervinieron la secundaria para generar nuevas experiencias participativas y digitales. Y en ese proceso, quedaron, quedamos todos intervenidos.

Experiencia reales, construcción desde los escombros, diálogos, metálogos, diseño proyectual y barbarización de los contenidos, fueron trending topic en la jornada del viernes e insumo para el desarrollo de la jornada del sábado. Próximo capítulo.

Comments are closed.