la no ausencia

A veces hay una nostalgia inconclusa adelantada, ansiosa…

una nostalgia por si acaso, un extrañar anticipado,

porque la ausencia constituye este devenir de coincidencia inesperada,

porque la ausencia es compañera,

es integrante.

Porque elegimos la ausencia de sabernos cerca,

la omnipresencia, el compañerismo empalabrado, a cientos de kilómetros,

la lealtad de una transparencia de río y barro y patio…

Si hay río, barro y patio, no puede no ser transparente.

Elegimos la ausencia de sabernos encontrados,

de habernos encontrado entre tantas imposibilidades de haberlo hecho.

Tantas horas en un día, en una primavera, tanto posible y al fin al cabo,

esa presencia profunda de haber elegido mirarnos.

Comments are closed.