habrá que entramar un ojalá

Quique rural y empalabrado,

vibrando en los bordes de la narración

reverendo y sincrónico

me explicó lo que nos venía pasando

“Hemos perdido el clima en la comunicación (…) Hay que volver a la percepción”

Eso.

Esa sensación.

Esa no sensación.

Esa no saber qué sensación.

Ese no poder volver, a esa sensación.

Federico Lorca también me lo explicó esa noche.

“El más terrible de los sentimientos, es el sentimiento de tener la esperanza perdida.”

Pero quizás no, mejor no ahora, mejor no aún. ¿O si?

Habrá que entramar un ojalá que nos devuelva el diálogo,

el clima fuego

el clima retoño

y verano suspensivo.

———

post

esto es un poema intervenido

un poema que no existía cuando existió ese otro poema

pero que hoy

sin des-armar lo escrito

necesita

redimirse

A veces es mejor que no haya otras veces.

A veces es mejor decir no, es mejor abrirse a la infinidad y dejar descansar el ojalá, la utopía, la inocencia soñadora de la redención.

A veces, que no haya otras veces, es una gran bendición.

Comments are closed.