Aula 2.0; un violento placer

Este posteo es producto de las discusiones que cual novela de realismo mágico, desde hace una semana y un día, consumen nuestro tiempo. Es imposible no leer cada nuevo input, es imposible no tener ganas de subir videos, imágenes, datos, de manera permanente. Algo tendrá este encuentro Edupunk, que aún, anticipándonos, nos va a sorprender. Porque si la previa es de tamaña calidad, qué veremos en dos días intensivos de jornadas, charlas, talleres y baile????

Las aulas de REDiseñar y Digicom nacieron 2.0 porque con o sin tecnología de sobra, encarnaron los conceptos que la definen; participación, prosumidores, compromiso e interacción, enredos. Y se ve en el relato de las e-xperiencias de cada “actor” que pudo, casi de improviso, casi por serendipity, corporizar y multimedia/tizar contenidos conceptuales, teorías y teoremas, palabras metatecnológicas: desde convergencia hasta audiencias participativas, desde productos transmediáticos hasta hipertextualidad y desde prosumidores hasta persuasión interpersonal masiva. “Somos lo que hacemos”, dijo Vane Mazzeo, y así debe(ría) (de) ser un aula que se (auto)defina 2.0.

Codi propone “salir de la institución por la institución”, respetando la modalidad de trabajo que caracteriza Digicom, que al igual que REDiseñar, trabaja en la universidad, al interior de la institución y que por eso busca, no destruirla, destituirla, sino modificarla. Eso es lo que no ven los que ven al Edupunk como un bombardeo que denigra el estudio, lo establecido, mientras que ambos proyectos le devolvieron a alumnos-noalumnos-docentes-ayudante-documentalistas-hubs-coordinadoresdeproyectos-moderadores-elearningnistas, etc,etc,etc…las ganas de (deses)estudiar, de permanencer en la universidad, de hacer algo en/para/por ella, de considerarla como un lugar de vez en cuando un tanto habitable, potenciable, rico, interesante, estratégico, tal como reclama Ceci SA, rogando una nueva recepción en la misma.

Por eso, no SOLAMENTE ataca(mos) -algunos:) – lo establecido: queremos superarlo: “vayamos por más y organicemos una presentación de proyectos a la que asistan personas interesadas -y posibles nuevos interesados- en estos temas. Acá trabajaría la (pata de) METACÁTEDRA”, sigue Ceci, el hecho recalcado por Vane “trascender las paredes del aula… Las intervenciones de los chicos buscaban justamente eso, apropiarse de la facultad! salir de que comente el compañero de cursada, para buscar e(a)fecto en los compañeros que te encontras por los pasillos.” El aula expandida, el aula extendida, el aula expansiva, explosiva (remitíendonos al concepto de Burst)

En el aula 2.0 entran fantasmas: los de viejos teóricos que se adelantaron en tiempo y forma, los de alumnos pasados que por pura metamorfosis y ganas, continúan el proceso, los de la vieja institución estática y broadcastera, que -contemporánea y cóetanea a la que nos gusta- habita y rehabita la educación misma. En el aula 2.0 dejamos entrar los fantasmas y las dudas: ¿cómo se evalúa un proceso? ¿qué roles son necesarios para el proyecto? ¿toda experiencia edupunk requiere de roles similares, o deben adaptarse a cada propuesta?

“El espacio modifica la concepción de la mirada”; según Belén Santandreu y modificarlo, modifica la modalidad y el desempeño de los (no?) alumnos, aumenta su “fluidez, circularidad, intercambio”. Desde la comunicación estratégica se produjo la primer disrupción y ruptura y eso, consecuentemente modificó el posicionamiento de los cursantes. Ahora, desestructurado el espacio real, de sillas y bancos, -que para Codi, again implica“Los sistemas de educación buscan la construcción de educadores, para perpetuar un sistema cerrado (…) A Dios razón no se lo cuestiona, sino que se lo alaba apartándose del error. Se educa sin posibilidad de componer” – ¿cómo se sobreexplota el espacio 2.0?…Porque según Legname “si los comentarios eran la forma de devolución, comentarios que respondían a preguntas de los no-docentes, no se rompía el modelo tradicional”…Aunque, desde los orígenes del Edupunk, Gaby Sued se posiciona “No creo que nos vayan los campus virtuales, nos sentiríamos encerrados en ellos.”

Así, lo que para los docentes es rebeldía reflejada en el soporte-no usar plataformas pre-establecidas- para los alumnos, aún sigue siendo tradicional, no por la arquitectura, sino por la metodología.

Una tras otra emergen las preguntas…El uso de las herramientas, la individualidad que constituyó Twitter…¿generó debate? o, como cuestiona Estela ¿fue solo pancarta? Las 2.0, al final ¿repitieron los dispositivos? ¿acumularon contenidos? ¿fueron sólo espejo?Agrega, entonces…“A modo de ejemplo: si en el espacio de teórico, hubiera dos cañones, un con la presentación y otro con el twitter…. qué sucedería?” Vane, luego del racconto de la experiencia en Digicom, opina que apropiarse de twitter para el aula, es “pensarlo mas allá de las cuatro paredes del salón

Gaby apoya “evidenciar lo que otros dicen de uno en tiempo real”. Y nuevamente, las otras re(spuestas)-preguntas vienen del lado experimental, del phtoshop, de las sensaciones raveadas.

.Del probar para corroborar, del avanzar sin prejuicios, pero avanzar, cambiar las fichas de lugar y ver. Sentir el cambio. Y su eficiencia o no. Acercar Twtiter por medio del cañón, para lograr que más alumnos sean parte de la corrida de tags, pero intentando evitar que por la acción de registrar el mundo en 140 caracteres se pierda la co-relación con el mundo corporal.

Recuerdo la fiesta del SIYPParade cuando uno de los más vanguardistas me dijo ¿en vez de registrar, porqué no viven lo que está pasando? Y yo sólo pude pensar(me/nos) desde Bruner y el re/cordar/gistrar para volver a vivir, para no perder lo que ha pasado. ¿Sólo cambiamos los dispositivos? ¿Un tweet doc es/tá más o menos vivo que una fotocopia? ¿Dónde está la diferencia?

Ahí vuelvo a mi propia experiencia de bisagra edupunk, de ser y no ser parte de ningún colectivo y de integrar de manera cuasi simultanea, ambas cátedras. A mi twitter me salvó la vida :) Quizás, al interior de la cátedra fue menos funcional de lo esperado, pero para los que no estamos ni podemos estar físicamente en alguna de las dos, la cobertura en vivo nos brindó una cercanía y sensación poco probable de vivenciar por medio de otro instrumento. Es más, paradójicamente, el único día que estuve en persona en REDiseñar, me sentí más lejos del grupo, que cuando dialogaba vía tweets

Un aula 2.0 inexorablemente es hipertexutal y supramediatizada, porque sólo de esa manera, trasciende las fronteras geo-gráficas de las paredes. La pregunta, en todo caso ¿expandir, retroalimenta la cursada? ¿retroalimenta a los alumnos? ¿la corriente digital, es un aditivo? No pocas veces, en conferencias, las mejores preguntas emergen de la web, de participantes con otro ¿grado? de presencia pero que atraviesan los mismos instantes.

Al margen de cualquier nueva puerta que se abra, seguro para salir a jugar, una preevaluación producto de los posteos de experiencias, explicitan la modalidad de los proyectos, la esencia.”Pensar en red es otra manera de gritarles —pica… a estas escondidas que juegan con vuestros intríngulis rizomáticos deleuzianos una modo de romper la croqueta al respecto es leerlo a (Watts, 2006) . Ya la seguiremos, da gusto pensar frente a ustedes…”dice MDLT, uno de los coordinadores, organizadores de la desorganizazión que ata manos y bocas.

Si hay algo que se presiente en la plataforma, es la efervescencia del cambio, el violento placer de probar para provocar(nos) y las ganas de salir del etiquetado que frena y de las criticas que minimizan. Aca y por lo visto, todos cuestionan para crecer y seguir construyendo. Hay un gran ego-autoculposo por lo que no se puede hacer pero con la mayor coherencia para corregir. Hay una mezcla de

y

Al fin y al cabo, viendo y reviendo, una clase 2.0 genera debates como éstos, preguntas como las que releímos, Miles de twetteos, alumnos que se suman con brutalidad, diseñan y aportan, genera música como esta

o esta

Hace decir a estos

y se pregunta..hacemos edupunk…Edu qué?

Comments are closed.