….

cuando no quede nadie, dijo

y así como dijo, desdijo y volvió a decir, haciendo

tantas otras cosas

volvió a promulgar

una y mil veces

puras blasfemias

mentiras

no respetó

no respetó aún diciendo lo mucho que respetaba

aún jactándose de la valentía de respetar lo divino

¿Qué vino a hacer? ¿Cuál habrá sido su misión en esta primavera?

Se me atoran las ganas de putearlo

Siempre me quedan más ganas de gritar lo mal que me han hecho

¿Será tanto mal? ¿O sólo será una forma de vivirlo? ¿De interpretar lo que pasa?

¿Será que no sabemos vivir de otra manera?

¿Qué carajo será lo que siempre angustia, angustia tanto?

¿Por qué no hay manera de escaparle al dolor? ¿Por qué no podemos vernos, desde otra esquina?

Quizás doler

gritar

maldecir

perdonar

bienvenir

sea sólo una manera cíclica de transitar

de vivir

 

Comments are closed.