ok

entendí
bah
no, no termino de entender
no termino…
no terminó.
no.

terminó.

A ella no le rompía la cabeza estar con él. Pero el tiempo de idas y venidas y charlas internáuticas, fue haciendo de cuenta que eso era una relación.

Y que ella mandaba. Que ella lideraba, en todo caso.

oración

arrancame

del silencio

la violenta que es escape

A José no le alcanzaban con las paredes de su casa, con las hermanas verdaderas, postizas o prestadas, con los vecinos de soporte y apoyo para escapar de lo que le dolía. Le dolía su sangre. Le dolía su madre, su padre. Le dolía su realidad a la que pocos veían, algo transformable. Le dolía la villa y la pobreza. La violencia hecha historias a cada rato y en cada esquina.

A José las salidas, las huidas, las escapadas, le costaban cada vez, un poco más de su vida. Un poco menos de sueños y de cielos.

La salida fue la droga. A los nueve años, el camino alternativo más rápido y sin tantos preámbulos para huir de sí mismo y de su entorno fue la droga. Porque sí, porque estaba a mano, porque no podía ver dónde emerger ni por qué hacerlo. Porque hay pocos ojos sin tierra donde José vivía, vive.
José, como tantos otros solo está vidiendo “don`t look away”

http://www.youtube.com/watch?v=JugGmkvhsKQ

la puta madre

no me alcanza con la inestabilidad
de un corazón aún herido
porque estoy
jugando con mis venas

troilo dixit

quien dijo que me fui de mi barrio, si siempre estoy volviendo”

Cómo se llaman ellos?

Cómo se llama el otro que también tiene tu mismo padre, que no es tu padre por elección, sino por donación, que no te reconoce y/o que no sabe que es tu padre y que tiene más hijos que no lo son o no los considera como tales, y que quizás nunca lo sabrá? Y cuál es el nombre de la madre, de ese otro hijo, fecundado por el mismo donante? Los hijos del mismo donante, son hermanos?

Y así, la cadena es infinita, la cadena del ‘no se sabe qué ‘, ‘no se sabe quién’ ni cómo se llaman los otros que no podemos ni nombrar, que no conocemos porque no buscamos.

Pero qué pasa, qué pasaría si los buscáramos? Si decidiríamos hacerlo? Qué pasaría si buscáramos a los otros ‘hijos’ ¿”desarrollados”? a través del mismo ‘donante’? Es complicado no entender cómo designarnos. “Los límites de mi lenguaje, son los límites de mi mundo”.

Esa búsqueda, esa confusión de relaciones, roles y sintaxis/gramática familiar, se vive en ‘El donante’, una narrativa pensada para la inclusión, que muestra estos mareos y formas de ver/vivir/sentir/padecer/disfrutar/naturalizar lo que por estos días comienza a ser otro tipo de debate y alcance: el judicial. Donde el lenguaje es otro y lo que se juega son otras cosas. Por ejemplo


“Bruno (Rafael Ferro) logrará reunir a los 144 chicos… aunque no será de la mejor manera ni en el mejor lugar. Para Violeta (María Alché), las cosas tampoco serán fáciles. Junto a Pablo, definirá el futuro del bebé que esperan y también decidirá si puede…”

¿Cómo seguimos? ¿Cómo nombramos? ¿Cómo y de qué, pero sobre todo, de quiénes hablamos?

Final

.-.-.

lo que pasa

crecerjuntosnodarmasdeamornecesitarlaespaldalapalabralavozlaesperanzasusnecesidadesloquequiereloquedecideloquemiraloqueayuda